(Selección de Josep Valls).

¿Necesitaremos dos planetas en el año 2050?

. sábado 18 de octubre de 2008

Por Mirna Isabel Rivera. Con sólo leer este título sabemos que está escrito de manera irónica, que es imposible tener dos planetas, aunque efectivamente lo podríamos necesitar según la clase científica. Lo cierto es que de seguir con los actuales esquemas de producción y de consumo la sustentabilidad de la vida en el planeta está en riesgo de desaparecer.

El calentamiento global es un tema de suma importancia, podría parecer hasta dramático decir que es de vida o muerte, pero lo es. Pareciera que sólo la clase científica y académica lo toma en serio, sin dejar por fuera un reducido porcentaje de personas consumidoras y empresas responsables. Paradójicamente, los esfuerzos de quienes más contribuyen a esta situación, los países más industrializados y ricos, no están brindando acciones concretas, rápidas y efectivas, al punto que se ha politizado este tema y hasta podríamos aseverar que se ha burocratizado, caminando al ritmo de la apatía.

La clase experta en desarrollo sostenible, como es el caso de los Centros de Producción Más Limpia a nivel mundial está urgiendo al sector empresarial y a los gobiernos para que realicen proyectos de reducción de emisiones utilizando el método de Producción Más Limpia, que busca minimizar el consumo de energías fósiles y maximizar el de energías renovables. Recomiendan al sector eléctrico que evolucione de un modelo hidro-térmico a uno altamente renovable. El sector térmico debe evolucionar con uso de biomasa para usos productivos y ampliar la gama de tecnologías limpias. Desde el punto de vista esotérico, esto sería como la quinta dimensión: energía pura y sabiduría plena.

Un punto positivo y esperanzador es que cada vez quienes consumen en los Estados Unidos y Reino Unido, así como en otros países europeos están demandando productos que minimizan los daños al ambiente. Por ejemplo, el estado de California, que es el único en los Estados Unidos que se adhirió al Protocolo de Kioto, estimula el uso de vehículos híbridos y los fabricantes japoneses especialmente (Toyota) han encontrado un excelente nicho de mercado. Con esto podemos comprobar que la responsabilidad social empresarial es un buen negocio. Personas de clase media en estos países tienen acceso a comprar productos menos contaminantes, que ante esta crisis energética y financiera mundial es una opción para quienes consumen. Aunque la inversión al comprar vehículos híbridos es mayor, el beneficio se traduce un mejor rendimiento de éstos. Una persona que consume responsablemente, que a veces también se le denomina “green” (ecologista) hace la diferencia para disminuir los daños irreversibles al ambiente.

Definitivamente, un segundo planeta, es una ilusión, este el único que tenemos y es nuestra responsabilidad cuidarlo, aunque influyentes mentes como Stephen Hawking afirman que sólo colonizando otros planetas, se podrá asegurar la supervivencia humana. Aunque parezca ciencia ficción si esto ocurriera, con la presente manera actuar y pensar, no habrán suficientes planetas en el universo que resistan los embates de la raza humana, seríamos como el comején o las pirañas que destruyen instintivamente todo lo que está a su paso.