(Selección de Josep Valls).

“Que viva el amor”

. lunes 16 de marzo de 2009
0 comentaris

Por Mirna Isabel Rivera y Victoria Lobo. Cuando se está ante un público acostumbrado a la acción, a realizar actividades tangibles y vivir con las consecuencias de las decisiones de otra gente, sin tener plena conciencia de ello, como es el caso de muchas empresas micro, pequeñas y medianas que luchan todos los días por sobrevivir ante un mundo cambiante y con las reglas del juego no muy claras, es muy fácil caer en la trampa de creer que para ellas es más difícil entender la parte holística de la responsabilidad social corporativa.

Hace unos meses tuve la experiencia de estar ante un grupo de personas emprendedoras y aunque tengo la conciencia de que cada público es diferente y está claro que con un curso introductorio no es fácil resumir lo que significa ser socialmente responsable, apareció la incertidumbre de saber si realmente quienes lo impartíamos nos estábamos dando a entender.

Para asegurar que los objetivos se cumplieron al concluir la jornada se le preguntó a la asistencia qué le había parecido la actividad y que si podía brindar su opinión -la costumbre no es buena amiga- porque a veces esperamos escuchar las mismas respuestas como “me gustó”, “felicidades”, “hagan más actividades como estas” o simplemente un “gracias” lleno de mucho sentimiento. Pero cuando de repente un asistente que fue poco participativo durante la jornada dice con sus propias palabras el significado de la responsabilidad social corporativa, y pone en evidencia su cosmovisión de la vida y resume la actividad diciendo “que viva el amor” sientes como que cada persona que estuvo ahí abrió no solo su mente, sino su alma, es como abrir una puerta que sabes existe, pero acostumbras a usar sólo en los lugares y momentos especiales.

La espiritualidad en los negocios parece que en tiempos de crisis toma más fuerza. Está ligada con los conceptos de ética y valores, rompiendo el antiguo paradigma de la manera tradicional de hacer negocios, tomando un nuevo giro en este siglo que por muchos años estuvo divorciado de las empresas.

En países desarrollados temas como la espiritualidad y la ética tomaron mayor relevancia a raíz de escándalos corporativos acontecidos en los Estados Unidos, tales como Enron, WorldCom, Adelphia Communications y Tyco, que mostraron la falta de principios éticos y espirituales arrastrando a grandes organizaciones hasta el cierre de operaciones.

Cuando se observa a las gerencias como las que formaban parte de Enron, Wordcom, Tyco International e Imclone que son codiciosas y se entregan a manipulaciones financieras, mienten y presionan en grupo para engañar al resto, concluiría que las corporaciones estadounidenses no tienen sentido ético. (Coulter 2005: 110)
Existen varias razones para el aumento del interés en la espiritualidad según Robin, (2004:543):

• Como contrapeso a las presiones y de la tensión de un ritmo agitado de vida. El tren de vida actual, con familias uniparentales, movilidad geográfica, carácter temporal del trabajo, tecnologías nuevas que distancias a las personas, subraya la falta de un sentido de comunidad que extrañan muchas personas y aumenta la necesidad de participar y congregarse.
• Quienes forman la generación de baby boomers, al llegar a una edad mediana buscan algo en su vida.
• Las religiones establecidas no funcionan para muchas personas, que buscan asidores que reemplacen su falta y palien sus sensaciones cada vez más intensa de vacío.
• Las exigencias del trabajo hacen que el centro laboral dominen la vida de muchas personas, que con todo siguen interrogándose sobre el significado de su trabajo.
• Hay un deseo de integrar los valores de la vida privada con los de la vida profesional.

Sólo las personas pueden provocar un cambio en la conciencia corporativa. Todo lo que el sistema sabe es como sobrevivir. No sabe como curarse, y se sabe que la única manera de salvar pacientes es con una inmersión en conciencia y valores. La verdad y el valor nacen en el corazón humano, de abajo hacia arriba. (Aburdene 2006:96)
Con un verdadero entendimiento sobre la espiritualidad en el trabajo, se puede evitar perdidas económicas para la empresa, por ejemplo el robo producido por el personal implica costosos sistemas de seguridad interno, lo que puede sobrellevar pérdidas cuantiosas para la organización.

El concepto de espiritualidad en trabajo para que sea efectivo debe diferir de la religión, porque el propósito es buscar que las personas puedan desarrollarse tanto material como espiritualmente, sin poner en menoscabo sus creencias personales, más bien reforzar aquellos principios que son compatibles con la competitividad laboral. Por ejemplo, la honradez, la lealtad, el respeto por el prójimo y por cada cual.
Las compañías que están en este movimiento buscan fortalecer su liderazgo y prestigio, características que exigen el mundo de los negocios modernos, donde la imagen positiva es sinónimo de éxito.

Sabiendo manejar este concepto desde la perspectiva del respecto a las creencias religiosas se puede convertir en una herramienta de apoyo al clima laboral.
Y como conclusión final queremos decir “que viva el amor”.

Bibliografía consultada
Aburdene, P. (2006). Megatendencias 2010. Colombia: Grupo Editorial Norma.
Coulter, M., Robbins, S. (2005). Administración. Atlacomulco, Mexico: Pearson Educacion.
Robbinss, Stephen (1998). Comportamiento Organizacional. Michigan: Prentice Hall.
Siga leyendo >>>

Centroamérica tiene Indicadores Regionales de Responsabilidad Social Empresarial

Por Mirna Isabel Rivera. En el marco de la V Conferencia Centroamericana de Responsabilidad Social Empresarial, CONVERTIRSE, celebrada en San José de Costa Rica, a finales del 2008, organizada por la Asociación Empresarial para el Desarrollo, se dio a conocer el nuevo instrumento regional de medición de RSC que lleva por nombre INDICARSE.

Este instrumento es el resultado del esfuerzo de todas las organizaciones de Centroamérica dedicadas a promover la RSE: CentraRSE, de Guatemala, FundeMAS, de El Salvador, Unirse, de Nicaragua, AED, de Costa Rica y FUNDAHRSE, de Honduras.

Este instrumento se basa principalmente en un cuestionario sencillo de respuestas cerradas, donde las empresas pueden medir sus políticas, procesos y responsables cada año.

El proyecto de regionalización de la RSC en Centroamérica, ha contado con la participación activa de las presidencias de las organizaciones promotoras de RSC de la región, quienes acordaron la importancia de homologar el concepto, eje y preguntas del Sistema de Indicadores de RSC para la región.

Los Indicadores Regionales de RSC han definido siete ejes temáticos:

1. Gobernabilidad
2. Público Interno
3. Comunidades
4. Medio Ambiente
5. Mercadeo
6. Política Pública
7. Proveedores

Los indicadores para la medición de la RSE en Centroamérica evalúan la existencia de las políticas y de las prácticas a lo interno de la empresa.

El valor agregado de este instrumento es que unifica conceptos, visiones y tendencias en la forma de hacer negocios en la región centroamericana, posicionándola como una gran socia para la inversión responsable y sostenible. Siga leyendo >>>

¿Necesitaremos dos planetas en el año 2050?

. sábado 18 de octubre de 2008
0 comentaris

Por Mirna Isabel Rivera. Con sólo leer este título sabemos que está escrito de manera irónica, que es imposible tener dos planetas, aunque efectivamente lo podríamos necesitar según la clase científica. Lo cierto es que de seguir con los actuales esquemas de producción y de consumo la sustentabilidad de la vida en el planeta está en riesgo de desaparecer.

El calentamiento global es un tema de suma importancia, podría parecer hasta dramático decir que es de vida o muerte, pero lo es. Pareciera que sólo la clase científica y académica lo toma en serio, sin dejar por fuera un reducido porcentaje de personas consumidoras y empresas responsables. Paradójicamente, los esfuerzos de quienes más contribuyen a esta situación, los países más industrializados y ricos, no están brindando acciones concretas, rápidas y efectivas, al punto que se ha politizado este tema y hasta podríamos aseverar que se ha burocratizado, caminando al ritmo de la apatía.

La clase experta en desarrollo sostenible, como es el caso de los Centros de Producción Más Limpia a nivel mundial está urgiendo al sector empresarial y a los gobiernos para que realicen proyectos de reducción de emisiones utilizando el método de Producción Más Limpia, que busca minimizar el consumo de energías fósiles y maximizar el de energías renovables. Recomiendan al sector eléctrico que evolucione de un modelo hidro-térmico a uno altamente renovable. El sector térmico debe evolucionar con uso de biomasa para usos productivos y ampliar la gama de tecnologías limpias. Desde el punto de vista esotérico, esto sería como la quinta dimensión: energía pura y sabiduría plena.

Un punto positivo y esperanzador es que cada vez quienes consumen en los Estados Unidos y Reino Unido, así como en otros países europeos están demandando productos que minimizan los daños al ambiente. Por ejemplo, el estado de California, que es el único en los Estados Unidos que se adhirió al Protocolo de Kioto, estimula el uso de vehículos híbridos y los fabricantes japoneses especialmente (Toyota) han encontrado un excelente nicho de mercado. Con esto podemos comprobar que la responsabilidad social empresarial es un buen negocio. Personas de clase media en estos países tienen acceso a comprar productos menos contaminantes, que ante esta crisis energética y financiera mundial es una opción para quienes consumen. Aunque la inversión al comprar vehículos híbridos es mayor, el beneficio se traduce un mejor rendimiento de éstos. Una persona que consume responsablemente, que a veces también se le denomina “green” (ecologista) hace la diferencia para disminuir los daños irreversibles al ambiente.

Definitivamente, un segundo planeta, es una ilusión, este el único que tenemos y es nuestra responsabilidad cuidarlo, aunque influyentes mentes como Stephen Hawking afirman que sólo colonizando otros planetas, se podrá asegurar la supervivencia humana. Aunque parezca ciencia ficción si esto ocurriera, con la presente manera actuar y pensar, no habrán suficientes planetas en el universo que resistan los embates de la raza humana, seríamos como el comején o las pirañas que destruyen instintivamente todo lo que está a su paso. Siga leyendo >>>

Periodistas en la política: ¿Ético?

. sábado 19 de julio de 2008
0 comentaris

Por Mirna Isabel Rivera. El deseo desde el periodismo de incursionar en la política y aspirar a un cargo de elección popular es muy cuestionable, pero por qué no sucede lo mismo con la clase médica o ingeniera, la abogacía o cualquier otra profesión.

En el caso de Honduras, no existe ningún obstáculo legal para que alguien que se dedica a la comunicación social realice ambas actividades. Hay casos de periodistas que se aparecen en la pre-candidatura a presidencia de la república, diputados y diputadas, alcaldías; hay quienes ya fuguen en estos cargos y realizan ambas funciones.

Pocas personas toman la decisión de dejar de ejercer esta noble profesión para luchar por alcanzar el sueño de gobernar este país. La opinión pública fue sorprendida al escuchar públicamente la renuncia de una reconocida periodista, principal crítica del gobierno actual, Rosana Guevara, que decidió aceptar la precandidatura para convertirse en Vice-presidenta de Honduras por la corriente de un partido político, Partido Nacional, que históricamente ha sido el principal oponente del partido en el poder, Partido Liberal.

El ser humano está lleno de aspiraciones, ideales e ideologías, sueños, deseos que difícilmente pueden desprenderse cuando están muy arraigados, esto incluye también a periodistas, que tienen militancia política, la cual no surge de un día para otro, esta se gesta con el tiempo. En ese punto es cuando la transparencia de quienes hacen comunicación se pone en duda, cuando miramos hacia atrás, en el tiempo que escuchamos, vimos, leímos determinada persona y quizás creímos que cumplía con lo que la academia nos enseña: la imparcialidad y la objetividad, para no perder la credibilidad ante la opinión pública.

Surge la inquietud de que si realmente estos espacios informativos estuvieron o están sesgados por el interés personal. Si los medios de comunicación deben ser más cuidadosos con sus códigos de ética, (si es que cuentan con uno) para evitar suspicacias y garantizar que la información no se convierta en una mercancía o se preste a juegos políticos.

Formar parte de la política en Honduras así como en otros países de Latinoamérica, es sinónimo de corrupción, lo cual pone en gran riesgo al sistema democrático, que con sus imperfecciones resulta mejor que el autoritarismo o los gobiernos golpistas, que toman por la fuerza el poder. La democracia para que sea sostenible demanda de líderes honestos que incursionen y busquen dirigir en procura del bien común, eliminando las élites o grupos de poder que controlan para satisfacer sus intereses mezquinos y así garantizar el futuro de su descendencia, atropellando a quien sea que no esté dentro de sus círculos.

El periodismo y el medio de información deben asegurar el balance informativo mediante la presentación de las dos caras de la noticia, este un derecho que tiene la audiencia, es lo que permite volver a las raíces del periodismo honesto y digno.

De que si es ético que quienes hacen periodismo en el ejercicio de su profesión utilicen los medios de comunicación para lograr sus propios intereses en detrimento del bienestar común, la respuesta es un rotundo no. Que si es legítimo aspirar a un cargo popular para dejar de ser informantes y convertirse en agentes de cambio para favorecer a las mayorías marginadas, es un sólido si. Que si es difícil luchar con los conflictos de intereses y salir victoriosos, o mejor dicho que el público salga con información veraz, es un gran desafío. Siga leyendo >>>

La Red Centroamericana de RSC se reúne en Honduras

. sábado 05 de julio de 2008
2 comentaris

Por Mirna Isabel Rivera. Presidentes de la Red Centroamericana de Responsabilidad Social Empresarial realizaron un encuentro a fin de orientar políticas comunes en la región. Con ello pretenden estandarizar indicadores de RSC, procedimientos, capacitaciones, estrategias y sistemas de comunicación entre las empresas socialmente responsables del área.

Participaron en este encuentro Luis Javier Castro, Alicia Fournier, Directora Ejecutiva, AED-Costa Rica, Jacobo Kattán, Presidente, José Roberto Leiva, Director Ejecutivo FundahRSE-Honduras; Carlos Reynaldo Lacayo, Matthias Dietrich, Director Ejecutivo UniRSE-Nicaragua; Teresa de Alfaro, Directora Ejecutiva IntegraRSE-Panamá; Julio Herrera, Director Junta Directiva, Guillermo Monroy, Director Ejecutivo CentraRSE-Guatemala. Esta red incluye también a FUNDEMAS de El Salvador, que no estuvo presente en esta ocasión, pero que participa activamente en esta iniciativa.

La Red Centroamericana de RSC aglutina aproximadamente 400 empresas, se espera que más compañías sigan este camino. Esta asociación tiene en su agenda proyectos de interés entre los que figura el proyecto de encadenamiento de las empresas grandes con las PYMES, es patrocinado con fondos del Banco Interamericano de Interamericano de Desarrollo BID. Otro proyecto regional de sumo interés es el desarrollado por el Business Social Responsibility de los Estados Unidos, que apunta hacia el fortalecimiento de las empresas grandes dentro del marco del Tratado de Libre Comercio (TLC). Otra actividad de sumo interés es la capacitación que se brindara a los medios de comunicación en el tema de responsabilidad social empresarial.

La Red Centroamericana de RSC, contempla una visión común para difundir el tema en la región, esto es un avance muy positivo y que fortalece aun más esta tendencia mundial, que cada día se difunde más en el sector empresarial. Siga leyendo >>>

La Responsabilidad Social Corporativa como el objetivo final de la estrategia empresarial

. martes 15 de abril de 2008
0 comentaris

Tablero de ajedrezPor Mirna Isabel Rivera. La responsabilidad social corporativa, todavía es un tema que no es comprendido en toda su dimensión, especialmente en aquellos países con economías emergentes, donde todavía se confunde con la caridad o una forma de construir imagen corporativa basada en falacias.

Cuando una empresa da sus primeros pasos en el tema de la responsabilidad social corporativa siempre surge la pregunta: ¿Por dónde empezar?

Muchas lo hacen al desarrollar programas o proyectos de responsabilidad social, como algo complementario a la estrategia empresarial existente, puede ser el principio para asimilar esta nueva visión de negocios, sin embargo, esto resulta superficial si no está dentro de la estrategia del negocio.

No existe una fórmula única que nos indique la ruta que las empresas deben seguir, pero hay directrices que se deben considerar si deseamos insertar la RSC de manera sostenible y estratégica.

Hay tres dimensiones que son claves y que deben tomarse en consideración al desarrollar una estrategia empresarial fundamentada en la responsabilidad social: aspecto económico, social y ambiental.

En el mundo de los negocios encontramos empresas que ya insertaron la RSC como parte de su estrategia empresarial y han medido el impacto alcanzado.

Los planes estratégicos de estas empresas contemplan dentro de sus objetivos macros lo relacionado con la calidad de vida en la empresa, el impacto ambiental, sus relaciones con su entorno a través de múltiples públicos de interés (comunidades, ONG´s, iglesias, entre otros), así como la importancia de realizar un mercadeo responsable, que empuje a la clientela y la proveeduría a guiarse también en base a la RSC y hasta las relaciones con el Estado.

Todo lo anterior debe estar fundamento en la ética y la transparencia, brindado a las empresas la credibilidad que buscan tener ante quienes consumen al momento de publicitarse, realizar campañas de relaciones públicas o cualquier otra actividad comercial.

La RSC es transversal en la organización, y limitar la RSC a un objetivo mas de la estrategia empresarial lo limita y lo convierte en sinónimo de muchas acciones, imposible de cumplir en un solo objetivo.
La RSC debe ser la que cubre la estrategia empresarial, como el objetivo final de esta.
Siga leyendo >>>

Primera Guía Ética del Sector Empresarial de Honduras

. jueves 17 de enero de 2008
0 comentaris

Por Mirna Isabel Rivera. Honduras cuenta con la primera Guía de Ética Empresarial, cuyo principal objetivo es promover la transparencia en el sector privado.

La guía es un documento sencillo que insta a seguir los principios de sinceridad, honestidad y solidaridad, los mismos que regulan las relaciones interpersonales, con el propósito de transformar a la empresa pequeña, mediana y grande.

La guía sostiene que el concepto de utilidades y ganancias debe verse desde un espectro amplio que abarca la satisfacción laboral, apoyo a la comunidad, respeto a las leyes y, en general, una ética que se derivan de las buenas relaciones y la buena voluntad.

La responsabilidad social empresarial y la ética, no deben separarse, sino verse de manera transversal, impactando en todos los aspectos de la organización, el social, ambiental y el económico.

Si desea obtener una copia en versión electrónica, descárguela de forma gratuita.
Siga leyendo >>>

FUNDAHRSE entrega Sello Empresa Socialmente Responsable

Por Mirna Isabel Rivera. La Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial, Fundahrse, entregó por primera vez un reconocimiento a las empresas socialmente responsables (ESR). Este será concedido a importantes empresas de la nación de manera anual.

Para lograr obtenerlo las empresas tuvieron que asistir a capacitaciones, participar activamente en proyectos y demostrar su compromiso a tener planes de mejora continua.

Este proceso es completamente voluntario. Las empresas son las responsables de implementar los indicadores de RSE y dar a conocer que y como están procediendo.
En el año 2007 fueron seleccionadas siete compañías: Cargill Honduras, BATCA, Grupo Plycem, Corporación Flores, BAC Credomatic, Grupo Kattán y Grupo financiero Ficohsa.
FUNDAHRSE, tomó la experiencia del Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) como modelo, ellos vienen desarrollando esta actividad desde hace 8 años, por parte de esa organización fue invitada la experta mexicana Mercedes Aragonés de Fernández, quien habló durante la ceremonia de entrega celebrada en 25 de octubre en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras. Ella habló sobre la importancia de que las empresas se identifiquen con la responsabilidad social.
El sello ESR, tiene una vigencia de dos años y las empresas deberán mantener estas prácticas de manera permanente para poder conservarlo.Esta actividad se realizará anualmente con el propósito de resaltar las empresas socialmente responsables que operan en Honduras.
Siga leyendo >>>

La Responsabilidad Social Empresarial ¿Sólo para las grandes?

Por Mirna Isabel Rivera. Definitivamente, esta es una pregunta que pareciera fácil de resolver con un no rotundo, sin embargo, cuando nos acercamos a la realidad y nos alejamos de la filosofía vemos que no es tan fácil y contundente como parece.

La pequeña y mediana empresa (PYME) son un universo grande y diverso, a nivel mundial son motores de desarrollo económico y Honduras no es la excepción. Laborando desde hace cuatro años para una organización que promueve la responsabilidad social empresarial, y donde las empresas grandes son las principales promotoras de esta iniciativa, reconocemos que ellas cuentan con una solidez económica y una visión a largo plazo. Por otra parte, percibimos que es todo un reto entrar al mundo de la PYME dada la particularidad de este sector, que representa el 54% del PIB nacional, pero que afronta grandes retos a todo nivel y que lucha por la supervivencia en un mundo cada vez más globalizado (fuente).

La PYME urge de mayor atención. El simple hecho de buscar información que nos sirva como referente sobre este sector resulta complicado. Los estudios y las bases de datos son incompletas e insuficientes en nuestro país, existe una clara debilidad organizativa que demuestra la falta de cohesión de este sector. Organizaciones como las cámaras de comercio y los consejos empresariales del sector privado no son realmente representativas para ellas, por otra parte el gobierno todavía no termina de vislumbrar una estrategia que realmente las fortalezca. Una característica de este grupo es que en su mayoría son operadas por familias y sirven para auto-emplear a muchos hondureños y hondureñas.

La responsabilidad social empresarial, para que logre penetrar en el sector PYME requiere de un esfuerzo estratégico por parte de los organismos cooperantes, así como de las organizaciones que abanderan este tema en el tercer sector y por supuesto el apoyo del gobierno, dado que la difusión de este tema requiere de tiempo, pensamiento, esfuerzo, compromiso y por supuesto de dinero.

Hasta el momento se han realizado algunas acciones importantes, para el caso la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial, FUNDAHRSE, junto con GTZ (Cooperación Técnica Alemana) SNV (Servicio Holandés de Cooperación) en conjunto con algunas Cámaras de Comercio (Choloma, Tegucigalpa y Cortés) están abordando este tema. En el 2006 se lanzó el Manual de RSE para PYME, en este momento también se está por publicar los indicadores de RSE para PYME, pero esto solo es el comienzo, para que sea sostenible es necesario contar con una estrategia con visión sostenible.

Una forma que podría ser muy efectiva para lograr difundir la RSE en la PYME es a través de las empresas anclas o grandes, estas podrían demandar a su cadena productiva para que adopten practicas socialmente responsables. Esto podría marcar la diferencia, empresas grandes exigiendo y apoyando a la PYME de su cadena para que incorporen la RSE, esa una vía que urge explorarse para desarrollar un sistema que perdure y sustancialmente sostenible.

En el siglo XXI ninguna empresa puede darse el lujo de aislarse, eso significaría una perdida de competitividad y el inminente fracaso.
Siga leyendo >>>

La RSE en Honduras: ¿Por qué ahora?

. sábado 06 de octubre de 2007
2 comentaris

Por Mirna Isabel Rivera. El tema de empresas socialmente responsable ha tomado mayor impulse en el siglo XXI y es considerada como una megatendencia mundial. Aunque existe gente escéptica respecto a este asunto, en parte por culpa de la falta de conocimiento sobre el mismo. Sin embargo, Honduras está incursionando esta ruta y la pregunta obligada es: ¿Por qué ahora?

El escenario mundial ha cambiado drásticamente con los avances tecnológicos, la globalización económica, los tratados de libre comercio, las exigencias de respeto a los derechos humanos y laborales, el incremento del consumo, el recalentamiento global, convirtiéndose en temas que están en las agendas de la mayoría de los países desarrollados, incluyendo la economías emergente y como una onda expansiva ha tocado llegado a nuestro país y provocando un despertar del sector empresarial, que busca la competitividad y la sostenibilidad de los negocios.

Muestra de ello es que el tema de la Responsabilidad Social Empresarial en Honduras ha tomado impulse desde el año 2003, cuando surge la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial, (FUNDAHRSE) creada por un sector del empresariado hondureño preocupado por promover y difundir este concepto como una nueva visión de negocios que debe integrarse de manera estratégica dentro el sistema de gestión de la empresa.

FUNDAHRSE en cuatro años ha logrado agrupar a 47 empresas del sector privado que creen en Honduras y contribuyen al desarrollo de la nación. Las miembros reciben cursos, talleres, seminarios, conferencias y las herramientas para implementar proyectos de RSE en sus empresas, entre otros beneficios.

Empresa Socialmente Responsable

Etimológicamente la palabra responsabilidad proviene del verbo latino respondere, que significa responder y si continuamos auscultando el significado de social, esta está relacionada con la sociedad, cuyo ámbito involucra las personas, el trabajo, las creencias, valores, culturas, y el entorno ambiental.

Al unir el concepto de responsabilidad con lo social y la empresa, que es sinónimo de lucro, logramos una visión innovadora en el mundo de los negocios que involucra a diferentes sectores o públicos de interés, cuyo enfoque es hacia el desarrollo económico, social y ambiental que se traduce en desarrollo sostenible.

De la filantropía a la RSE

La responsabilidad social empresarial, es confundida muchas veces con la filantropía o la inversión social, pero una vez que las empresas la comprenden, se dan cuenta que se debe iniciar a lo interno de la empresa, mejorando la calidad de vida de su personal y fortaleciendo el gobierno corporativo y externamente es necesario enfocarse en el impacto ambiental que la empresa provoca, comprometerse a trabajar con las comunidades y realizar una comercialización y mercadeo responsables. La RSE no es cumplir la ley, es sobrepasar la ley y realizar acciones que sobrepasen las mismas.

La principal responsabilidad social de la empresa es ético-económica y es propia a la actividad específica de la empresa, a su naturaleza y razón de ser: Producir riqueza, crecer y sostenerse en el tiempo. (FUNDAHRSE, Manual Práctico de RSE 2007, pp. 9)

Innovación y RSE

La RSE permite tener una actitud al cambio mas abierta, apuntar hacia nuevos paradigmas, fomenta una cultura empresarial basada en valores éticos, pero enfocada hacia la competitividad y sostenibilidad de las empresas.

Las empresas que se resisten a los cambios y no toman la delantera por desconfianza o falta de información sin duda tienen asegurado su permanencia en el mercado pero en el corto plazo, la sostenibilidad en el largo plazo será difícil alcanzarla. Según Peter Drucker, “no hay empresas exitosas en comunidades deterioradas”. Huir de nuestro entorno y no enfrentarlo de manera pro-activa puede llevarnos al fracaso.

Como nación Honduras, enfrenta el reto principal de reducir la pobreza, para lograr erradicar este flagelo y lograr un crecimiento económico sustentable, es necesario fomentar una relación entre la empresa, la sociedad y Estado.

Recientemente, el informe “Doing Business 2008”, del Banco Mundial, destaca a Honduras como uno de los “mayores reformadores” de América Latina. El resultado positivo se debe a una iniciativa público-privada del Programa Nacional de Competitividad, dichas mejoras, ubica a Honduras como:
Mejor tiempo en Centroamérica para abrir un negocio, segundo mejor tiempo en Latinoamérica para abrir un negocio, cuarto mejor tiempo en Latinoamérica para registrar una propiedad. Reducción más significativa, en el período 2005 al 2006, en el tiempo para obtener licencias para construir y mejor tiempo en Latinoamérica para obtener licencias para construir.

RSE ahora

La responsabilidad social empresarial es un aliado muy importante para lograr una sociedad más equitativa y beneficia la competitividad del país que busca ser atractivo para la inversión nacional y extranjera. Por ello, el país representado por su gobierno tiene la responsabilidad de continuar creando las condiciones favorables para que la libre empresa se desarrolle y sea el motor económico que impulse el desarrollo sostenible del país.

En Honduras son varias las empresas que están articulando estratégicamente la RSE, aunque es un camino donde falta mucho por aprender, lo más importante es empezar ahora con la convicción de que estamos haciendo lo correcto y que entregaremos a las futuras generaciones un mundo mejor de cómo lo encontramos.

Siga leyendo >>>

Comunicación responsable a lo interno de las empresas

. martes 31 de julio de 2007
0 comentaris

Por Mirna Isabel Rivera. Este ensayo tiene como objetivo explorar la importancia de la comunicación a lo interno de las empresas, para fortalecer las habilidades directivas y lograr estar en consonancia con los nuevos tiempos que promulgan por la equidad laboral y el respeto por los derechos humanos.

Es notable como el concepto de empresa evoluciona de acuerdo a la situación socio-económica de la época en que se desarrolla y su influencia puede ser negativa o positiva para la sociedad.

Descargar ensayo en PDF >>>

Siga leyendo >>>

Innovación: Un nuevo paradigma para lograr la competitividad

. martes 24 de abril de 2007
2 comentaris

Por Alessandra Ramos y Mirna Rivera. Las empresas modernas enfrentan nuevos desafíos, que las empujan a ser más competitivas e innovadoras. Las constantes demandas a las que son sometidas por parte de sus clientela y competencia, las obliga a ser más flexibles en un mercado cada vez más globalizado.

Según Chakravorti (2004:3) “pese a los riesgos que conllevan el desarrollar y lanzar innovaciones, las empresas las adoran porque impulsan las utilidades, el crecimiento y el valor para los accionistas.”

Las organizaciones que no están abiertas a este tipo de innovaciones o cambios difícilmente podrán ser sostenibles en el largo plazo, porque la falta de visión en este sentido puede convertirse en su peor enemigo y dejarlos fuera del negocio.

De acuerdo con la Revista del Centro del Comercio Internacional (1999-2006) “Innovar es el proceso de identificación de necesidades no satisfechas de concepción de los servicios que permitirán atenderlas.”

El valor agregado que se pueda dar a los productos o servicios que se ofrecen determina en gran medida la competitividad de las empresas. El cuestionamiento constante acerca de lo que se esta ofreciendo, el escuchar a los diferentes públicos de interés, como pueden ser empresas proveedoras, clientes, accionistas y potenciales inversionistas es tan necesario como el producto o servicio que se esta ofreciendo.

Según Pereira (2006):
Todo se modifica cuando aparece la contradicción. Cuando un grupo de personas se convence que la tierra y el hombre no es el centro del universo. Es por ello que todos evitamos los cambios. Nos sacan del estado del reposo en que estamos. Como todos los cuerpos los evitamos, nos resistimos a ellos.

Muchas empresas en la actualidad no quieren apostar a los cambios y esperan que otras den el primer paso para estar seguras de que si funciona. Esta forma de actuar conservadora, si bien les asegura en el corto plazo su permanencia en el mercado no les da el liderazgo, ni la credibilidad e imagen tan necesaria para ser competitivas. Esta demostrado que las transformaciones e innovaciones rompen, a veces de manera violenta, alterando el estado actual de las cosas.

Nash en Chakravorti (2004:4) plantea que los mercados se resisten a la innovación porque desean el equilibrio, el cual valida sus decisiones y refuerza su compartimiento, cuando la innovación entra genera incertidumbre en la toma de decisiones. La innovación rompe los antiguos paradigmas y rompe el statu quo, por ello los mercados no están del todo abiertos y en muchos la resistencia pesa más que los beneficios que el cambio pueda traer.

Los países desarrollados gastan cada vez más dinero en innovaciones tecnológicas. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas (2004:1) en España se observa un incremento en el ano 2003 en relación al 2002 del 1%, lo que indica que las empresas están convencidas que el uso de tecnología favorece la rentabilidad de las empresas. La rama automotriz es el sector que permanentemente realiza cambios en su línea de producción para ofrecer un producto más atractivo al cliente.

Sin duda, la innovación es sinónimo de cambio y competitividad para las empresas que desean ser exitosas en una economía globalizada. Los beneficios se traducen en mayores oportunidades y mayor rentabilidad, lo que favorece también a las sociedades donde operan.

Siga leyendo >>>

Honduras: empujando el tiempo de la RSE

. miércoles 24 de enero de 2007
0 comentaris

Fuente: Microsoft Office OnlinePor Mirna Isabel Rivera. La Responsabilidad Social Empresarial en Honduras ha tomado impulse desde el año 2003, cuando surge la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial. FUNDAHRSE fue creada por empresariado hondureño preocupado por promover y difundir este concepto como una nueva visión de negocios que debe integrarse de manera estratégica dentro el sistema de gestión de la empresa.

La RSE no es filantropía, ni debe confundirse con inversión social, sin embargo, pueden integrarse estratégicamente, dentro de la sombrilla de la Responsabilidad Social Empresarial.

Desde FUNDAHRSE, se provueven cinco ejes temáticos de la RSE, los cuales están definidos de la siguiente manera:

  1. La Ética es fundamental para practicar la responsabilidad social empresarial, por ello debe estar integrada dentro de la Misión y Visión de la empresa.
  2. La Calidad de Vida en la empresa, debe impactar positivamente a los empleados. Una empresa que practica la RSE, se convierte en un imán de talentos, se promueve la lealtad de los empleados.
  3. La Responsabilidad Ambiental, consiste en que las empresas estén concientes y minimicen el impacto ambiental provocado por sus actividades, a través de estrategias de gestión ambiental.
  4. Compromiso con la Comunidad, esta orientado al publico externo o la comunidad, las empresas toman conciencia de la importancia de contribuir con el desarrollo de su entorno.
  5. Comercialización y Marketing Responsable, pone énfasis en la cadena de proveedores, así como en la publicidad y la comunicación responsable con los diferentes stakeholders o públicos interesados.

La RSE es un reto para las empresas modernas, en Honduras, un país que lucha por ser atractivo para la inversión extranjera, es un valor agregado, por ello no debe ser vista como un gasto, sino como una inversión, que garantiza la sostenibilidad de la empresa en el largo plazo.


POSTS RELACIONADOS:
Reeducar al soberano. Crisis en Argentina despierta responsabilidad social empresaria / Más allá de la Ley y los incentivos: la empresa responsable / El sol sale por China y se pone en Latinoamérica / La RSE en el marco Latinoamericano


Siga leyendo >>>