(Selección de Josep Valls).

La RSE en Honduras: ¿Por qué ahora?

. sábado 06 de octubre de 2007

Por Mirna Isabel Rivera. El tema de empresas socialmente responsable ha tomado mayor impulse en el siglo XXI y es considerada como una megatendencia mundial. Aunque existe gente escéptica respecto a este asunto, en parte por culpa de la falta de conocimiento sobre el mismo. Sin embargo, Honduras está incursionando esta ruta y la pregunta obligada es: ¿Por qué ahora?

El escenario mundial ha cambiado drásticamente con los avances tecnológicos, la globalización económica, los tratados de libre comercio, las exigencias de respeto a los derechos humanos y laborales, el incremento del consumo, el recalentamiento global, convirtiéndose en temas que están en las agendas de la mayoría de los países desarrollados, incluyendo la economías emergente y como una onda expansiva ha tocado llegado a nuestro país y provocando un despertar del sector empresarial, que busca la competitividad y la sostenibilidad de los negocios.

Muestra de ello es que el tema de la Responsabilidad Social Empresarial en Honduras ha tomado impulse desde el año 2003, cuando surge la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial, (FUNDAHRSE) creada por un sector del empresariado hondureño preocupado por promover y difundir este concepto como una nueva visión de negocios que debe integrarse de manera estratégica dentro el sistema de gestión de la empresa.

FUNDAHRSE en cuatro años ha logrado agrupar a 47 empresas del sector privado que creen en Honduras y contribuyen al desarrollo de la nación. Las miembros reciben cursos, talleres, seminarios, conferencias y las herramientas para implementar proyectos de RSE en sus empresas, entre otros beneficios.

Empresa Socialmente Responsable

Etimológicamente la palabra responsabilidad proviene del verbo latino respondere, que significa responder y si continuamos auscultando el significado de social, esta está relacionada con la sociedad, cuyo ámbito involucra las personas, el trabajo, las creencias, valores, culturas, y el entorno ambiental.

Al unir el concepto de responsabilidad con lo social y la empresa, que es sinónimo de lucro, logramos una visión innovadora en el mundo de los negocios que involucra a diferentes sectores o públicos de interés, cuyo enfoque es hacia el desarrollo económico, social y ambiental que se traduce en desarrollo sostenible.

De la filantropía a la RSE

La responsabilidad social empresarial, es confundida muchas veces con la filantropía o la inversión social, pero una vez que las empresas la comprenden, se dan cuenta que se debe iniciar a lo interno de la empresa, mejorando la calidad de vida de su personal y fortaleciendo el gobierno corporativo y externamente es necesario enfocarse en el impacto ambiental que la empresa provoca, comprometerse a trabajar con las comunidades y realizar una comercialización y mercadeo responsables. La RSE no es cumplir la ley, es sobrepasar la ley y realizar acciones que sobrepasen las mismas.

La principal responsabilidad social de la empresa es ético-económica y es propia a la actividad específica de la empresa, a su naturaleza y razón de ser: Producir riqueza, crecer y sostenerse en el tiempo. (FUNDAHRSE, Manual Práctico de RSE 2007, pp. 9)

Innovación y RSE

La RSE permite tener una actitud al cambio mas abierta, apuntar hacia nuevos paradigmas, fomenta una cultura empresarial basada en valores éticos, pero enfocada hacia la competitividad y sostenibilidad de las empresas.

Las empresas que se resisten a los cambios y no toman la delantera por desconfianza o falta de información sin duda tienen asegurado su permanencia en el mercado pero en el corto plazo, la sostenibilidad en el largo plazo será difícil alcanzarla. Según Peter Drucker, “no hay empresas exitosas en comunidades deterioradas”. Huir de nuestro entorno y no enfrentarlo de manera pro-activa puede llevarnos al fracaso.

Como nación Honduras, enfrenta el reto principal de reducir la pobreza, para lograr erradicar este flagelo y lograr un crecimiento económico sustentable, es necesario fomentar una relación entre la empresa, la sociedad y Estado.

Recientemente, el informe “Doing Business 2008”, del Banco Mundial, destaca a Honduras como uno de los “mayores reformadores” de América Latina. El resultado positivo se debe a una iniciativa público-privada del Programa Nacional de Competitividad, dichas mejoras, ubica a Honduras como:
Mejor tiempo en Centroamérica para abrir un negocio, segundo mejor tiempo en Latinoamérica para abrir un negocio, cuarto mejor tiempo en Latinoamérica para registrar una propiedad. Reducción más significativa, en el período 2005 al 2006, en el tiempo para obtener licencias para construir y mejor tiempo en Latinoamérica para obtener licencias para construir.

RSE ahora

La responsabilidad social empresarial es un aliado muy importante para lograr una sociedad más equitativa y beneficia la competitividad del país que busca ser atractivo para la inversión nacional y extranjera. Por ello, el país representado por su gobierno tiene la responsabilidad de continuar creando las condiciones favorables para que la libre empresa se desarrolle y sea el motor económico que impulse el desarrollo sostenible del país.

En Honduras son varias las empresas que están articulando estratégicamente la RSE, aunque es un camino donde falta mucho por aprender, lo más importante es empezar ahora con la convicción de que estamos haciendo lo correcto y que entregaremos a las futuras generaciones un mundo mejor de cómo lo encontramos.

2 comentaris:

Anaiz Quevedo dijo...

Mirna:
Su articulo me hace reflexionar sobre la activación de la Responsabilidad Social en América.

En Venezuela parece haber pasado lo mismo, pero al hacer investigaciones de las Fundaciones Empresariales nos damos cuenta que el fenómeno no es nuevo por estos lares, data de los 40 al menos aqui.

Lo que sucede es que como usted dice la globalización ha permitido que nos enteremos sobre herramientas, conceptos que definen actividades que hacíamos pero que no denominabamos de la misma forma. Y hay que admitir también que los primeros acercamientos al tema eran desde la filantropia que a mi juicio no es negativa porque usualmente responde a los valores de un particular o un legado familiar, lo que pasa es que no debe ser la única forma y no es la más eficiente en las Empresas que buscan acercarse a las comunidades donde operan en América Latina.


En Estados Unidos por ejemplo el Profesor Richard Feinberg docente de la Universidad de California llama a las iniciativas de carácter empresarial: filantropía corporativa. Para mi significó otra forma de ver las cosas.

La Profesora Celina Pagani de Boston College me explicó hace poco que los conceptos han venido evolucionando y agrega sobre la realidad estadounidense que desde hace 30 años se escucharon las voces de los hoy llamados stakeholders, grupos de relacionados que empezaron a decir que algunas cosas no estaban funcionando bien. Los empresarios entendieron que no era suficiente escuchar la voz del accionista, que era la voz más fuerte o atenerse a la ley porque no había más remedio. Había otras voces importantes y empezaron a comprender que la inversión en la sociedad es esencial.El camino continúa claro está.

En Venezuela, de la filantropía se ha pasado a la construccíón de tejido social.

Se ha dado paso a formas novedosas de RSE (las que buscan crear valor a través de negocios con sectores de bajos ingresos) comprometidos con la sostenibilidad.

Y nuevamente se ha puesto en la palestra el concepto "Empresas Socialmente Responsables que es muy distinto que empresas que hacen Responsabilidad Social"

Mi maestro Italo Pizzolante Negrón ha modelado en mi algo que uno pues venía pensando pero que él ha venido estudiando detenidamente.

Creo como Pizzolante que la invitación de muchas escuelas de negocios de “ adecuarnos a las nuevas realidades” implica sobrevivir y esta no es la idea. “Lo que se quiere es vivir”. Pizzolante sugiere el término “modelar” antes que adaptación. “Modelar con nuestra actuación, trasciende la misión y visión corporativa y nos re-descubre el valor social de los valores empresariales; modelar es crear referencias responsables, transparentes y sostenibles”

“Existen muchas empresas que tienen programas de Responsabilidad Social Empresarial pero son socialmente irresponsables porque sus procesos de hacer y de ser empresa no son coherentes ni consistentes.

La tendencia en Venezuela va direccionada a hablar de procesos de empresas socialmente responsables

El reto de las empresas en este momento en cualquier punto del planeta es fortalecerse hacia adentro con sus empleados y relacionados al igual que con esos proyectos y programas muchas empresas hacia afuera para que exista coherencia.

Me alegra que Honduras este transitando este camino y también me parece muy interesante la labor de Fundaharse que permite estudiar y promover la RSE.

Me llama la atención que usted equipara Filantropía con Inversión social y en Venezuela no es igual. En Venezuela la inversión social se relaciona más con RSE, con procesos de diagnóstico en las comunidades y asi detectar que quiere la población y en que pueden contribuir las empresas para luego desarrollar su inversión social alineada con su estrategia de negocios.

Asi mismo coincido con usted cuando cita a Drucker. Sólo agregaría la visión (que data de 1945)de Don Eugenio Mendoza Goiticoa, padre de la RS en Venezuela:
"No pueden existir empresas sanas en comunidades enfermas".

Anaiz Quevedo
Caracas, Venezuela

Mirna Isabel Rivera dijo...

Estimada Anaiz:
Gracias por su comentario, el cual me parece muy enriquecedor, porque me permite conocer mas acerca de Venezuela y su realidad. Por otra parte, deseo aclarar que cuando me refiero a ¨ filantropía o la inversión social¨ no pretendo equipararla o desmerecerla, reconozco la gran importancia que tienen para impulsar el desarrollo sostenible, sin embargo, es preciso estimular la filantropia y la inversion social estrategicamente dentro del marco de la responsabilidad social empresarial para que estas acciones sean sostenibles. Saludos, Mirna Isabel Rivera